martes, 30 de enero de 2007

Maestro en plena madurez



VOLVER


Nada reconforta más a un cinéfilo, que seguir la trayectoria ascendente de un autor, que si bien ha tenido algunos desaciertos, no se quedó nunca estático, sino que prosigue su camino en busca de refinar su muy particular estilo de hacer cine, que desconcertó a propios y extraños allá, por los hoy ya lejanos comienzos de los '80.


Y es que a pesar de que Volver, significó para Almodóvar un regreso en varios sentidos (regreso a un pueblo como en el que pasó su infancia, regreso a trabajar con su actriz favorita), es también una película en la que el maestro de Calatrava se muestra más reposado y sutil que en otras ocasiones y se atreve a tocar de frente el tema de la muerte y hasta bromear con él.


La historia que nos cuenta Almodóvar es la de Raimunda, una joven madre que vive con un esposo ocioso y bebedor, cuya madre ha muerto hace poco, en su pueblo natal. Allá corre el rumor de que el espíritu de la difunta vaga por las noches ayudando a su anciana hermana.


Como en otras películas de Almodóvar, aparecen aquí algunos temas sórdidos, como crímenes, pasados dolorosos, incesto, etc. pero en la forma como los trata el realizador ahora, aparecen bastante suavizados, hasta el humor es menos grueso que en otras ocasiones, sin que por ello muchas escenas dejen de ser divertidas.


Definitivamente lo mejor de la película son las actuaciones, Almodóvar prueba una vez más que su fama de gran director de actrices no es en vano. Carmen Maura está genial como la madre y da gusto ver como ha asumido ahora plenamente el rol de una señora de la tercera edad (algo que en realidad ya habíamos visto en Valentín del argentino Agresti). Pero la que está sensacional es Penélope Cruz, quien tiene a su cargo un papel difícil, porque es un personaje que ha sufrido mucho y a pesar de eso tiene gran fortaleza para salir adelante. Penélope hasta se da el lujo de cantar el tango que da el título al film. Viéndola así, no entendemos que hace en Hollywood donde hasta la fecha no la han sabido aprovechar de este modo.


Filmada en tonos brillantes, que contrastan con lo sombrío de la historia y con una buena banda sonora de fondo, Volver es una película que se deja ver de principio y que además te deja un sabor positivo llegando al final, algo que ya es bastante para estos días.



Publicar un comentario en la entrada