miércoles, 9 de agosto de 2017

Triste Balada de Pistoleros

HELL OR HIGH WATER
En la última entrega de los Oscars hubo dos películas que debieron tener mejor suerte, una de ellas es la ya comentada Captain Fantastic y ahora nos ocuparemos de Hell or High Water de David Mackenzie, titulada en español Nada que perder (más cerca del título original que significa algo así como pase lo que pase) y también Comanchería.
Esta cinta dirigida por el escocés David Mackenzie, quien entre su poco más de 10 largos, destacó antes por la dura cinta Spread (2009), cuenta la historia de los hermanos Toby y Tanner Howard (encarnados correctamente por Ben Foster y Chris Pine), quienes deciden cometer una serie de atracos bancarios, en un intento desesperado por salvar su rancho.
Les sigue la pista el sheriff Marcus Hamilton (sensacional Jeff Bridges), un ranger a punto de retirarse, quien parece ser el único que entiende el modus operandi de los asaltantes a pesar de las burlas de su compañero mexicano-comanche Alberto (Gil Birmingham).
Lo que en manos de otro director se habría convertido en otra cinta de acción llena de balazos y persecuciones (ojo que también las hay y muy bien hechas), en las manos de Mackenzie se convierte en una denuncia sobre el irresponsable capitalismo de los bancos norteamericanos y también en una elegía sobre la muerte del American Dream.
Los diálogos están llenos de referencias a un pasado todavía no corrompido, que fue mucho mejor que el presente actual con pueblitos llenos de polvo que van desapareciendo sin dejar huellas, en el medio oeste norteamericano. Más de un personaje señala a los bancos como los culpables de esta decadencia.
Resultado de imagen para Hell or high water
Todo esto se muestra con una paleta de colores virada al amarillo, que resalta tanto el polvo de esas localidades agonizantes, como el óxido que corrompe todos los metales y es una clara referencia a la descomposición de la sociedad norteamericana, una sociedad donde todo ha perdido su valor, incluyendo el respeto a la vida.
En ese sentido, es sumamente reveladora la escena en el asalto más importante, cuando enfrentan a unos clientes de banco que se tiran al suelo, pero quienes luego sacan sus armas no importándoles para nada si asesinan o son asesinados.
De igual modo pasa en la cacería improvisada que emprenden poco después los pobladores, a quienes no les interesa para nada capturar a los ladrones, sino masacrarlos y como ellos mismos dicen: "traerlos de vuelta amarrados en el techo de la camioneta", como si se tratara de un alce o un coyote.
La banda sonora, compuesta por varios melancólicos temas del género country, ayudan a perfilar esta atmósfera de situaciones desesperadas, con muy poco espacio para la paz y la armonía. Por momentos, nos da la sensación de estar viendo una película la American New Wave (60s y 70s), y no es casual que se mencione varias veces a  Archer City, el pueblo de Texas donde se filmó The Last Picture Show (1971), una de las cintas más recordadas del movimiento.
David Mackenzie emerge pues, como un talentoso realizador a tomar en cuenta y esperamos interesados su próximo trabajo; así como también la próxima interpretación de Ben Foster un actor que ha crecido mucho con respecto a sus anteriores participaciones.

lunes, 27 de febrero de 2017

Anarquía Ilustrada

Ben es un padre que se encarga solo de la crianza de sus seis hijos en los fríos bosques del norteño estado de Washington, Estados Unidos, mientras su esposa está internada por una severa crisis depresiva.
Lejos de la civilización esta familia ha sido educada bajo un complejos sistema que toma elementos del ideario hippie, pasando por Marx, los anarquistas, un férreo sistema educativo en base a lecturas y arte y algunas técnicas de operaciones de comandos.
Un día reciben la noticia de que su madre ha muerto, y a pesar de las amenazas de ser arrestado y perder a su familia, Ben decide viajar con sus hijos en el bus a presenciar los funerales de la madre y tratar de cumplir con su última voluntad.

Siendo más conocido por su faceta de actor televisivo, Matt Ross lleva a la pantalla este su segundo largo, con una historia original suya, logrando avances sorprendentes con respecto a su largometraje debut 28 Hotel Rooms.
Gracias a la descollante actuación de Viggo Mortensen (definitivamente el mejor en la terna de estos óscares), en cuyas espaldas se centra todo el peso de la película, Ross logra una película provocadora, desafiante, divertida y a la vez tierna, combinando elementos bastante dispares.
Los tres primeros cuartos de la cinta, son simplemente insuperables, con escenas y secuencias muy bien logradas, como aquella en donde nos presenta la cotinadeidad de esta familia sui generis, (que celebra el natalicio de Noam Chomsky en lugar de Navidad) o también otras muy divertidas como la familia cantándole al policía o muy tensas, como la reunión en el comedor con la hermana y el cuñado, que nos hacer reflexionar y cuestionar sobre el valor de las técnicas del sistema educativo actual.
El esperado enfrentamiento con los suegros está a la altura de las expectativas, con momentos muy bien dosificados de drama y comedia, pero el problema está un poco al final: es demasiado prolongado y rompe un poco con el realismo presentado hasta ese momento.
Pero en líneas generales, se trata de una cinta muy bien lograda, y sobre todo renueva nuestras esperanzas en el recambio generacional de Hollywood, con un actor director, que estamos seguros que dará mucho que hablar, en los próximos años.

viernes, 3 de febrero de 2017

Lo Mejor del 2016

Nuevamente un poco tarde (aunque no tanto como otras veces), les presento el ranking de lo mejor que vimos el año que pasó. Hay una clara predominancia del cine de terror que da una idea de la situación del género.

CARTELERA COMERCIAL

1.  La Bruja (The Witch) de Robert Eggers
2. Los Odiosos Ocho (The Hateful Eight) de Quentin Tarantino
3. Elle de Paul Verhoeven
4. Carol de Tood Haynes
5. Sully, Hazaña en el Hudson de Clint Eastwood
6. Anomalisa de Charlie Kaufman y Duke Johsnon
7. No Respires (Don't Breath) de Fede Alvarez
8. Estación Zombie (Train to Busain) de Yeon Sang-Ho
9. Truman de Cesc Gay
10. En Primera Plana (Spotlight) de Thomas Mc Carthy

ESPACIOS ALTERNATIVOS (sin orden de mérito)

Sing Street de John Carney
El Abrazo de la Serpiente de Ciro Guerra
Pueblo Viejo de Hans Matos
Ave César de Joel & Ethan Cohen
American Honey de Andrea Arnold
Loving de Jeff Nichols
La Mort de Louis XIV de Albert Serra
Swiss Army Man Dan Kwan y Daniel Scheinert
Que horas ela volta? de Anna Muylaert
Ma Loute de Bruno Dumont
Los espacios alternativos a lo comercial, son cada vez más escasos en provincias, sino hubiera Netflix  y los vendedores de las ferias estaríamos realmente abandonados. Aunque en Lima, ya no existe el UVK Larcomar, al menos hay otras salas y cada vez más festivales. Sería bueno que alguien haga un estudio sobre una cadena de cines alternativos a nivel nacional, nos parece que sería una muy buena posibilidad.