jueves, 22 de febrero de 2018

Expectativa vs Realidad

La Forma del Agua

Cuando La Forma del Agua (The Shape of Water, 2017) ganó el León de Oro del Festival de Venecia del año pasado, y vimos el trailer, despertó una gran expectativa, que luego se incrementó a niveles casi exponenciales cuando batió récord con sus nominaciones al Oscar.
El hecho que la dirigiera Guillermo del Toro, uno de los "tres amigos" mexicanos que emigraron a Hollywood a comienzos de siglo (junto con Cuarón y González Iñárritu), y creador de aquella obra maestra que fue El Laberinto del Fauno (2006), no hacía más que añadirle puntos a esas expectativas.
Pero tal y como aparecen ahora en esos memes de "expectativa vs realidad", nos llevamos una pequeña estrellada al momento de apreciarla.
Ojo, no se trata de una mala película: La Forma del Agua, es una hermosa fábula con varios tópicos del mejor romanticismo, que está además muy bien narrada y cuenta con imágenes poderosas, capaz de despertar emociones con intensidad.
Pero quien haya seguido toda la obra de Del Toro, sabe que no es su mejor película, y que tanto las 13 nominaciones al Oscar y los calificativos de "maravillosa" que le han adjudicado varios críticos de diversos países, pueden resultar algo exagerados.
Además de sus cualidades narrativas, La Forma del Agua, cuenta también con una excelente ambientación de época (fines de los '50, en plena guerra fría soviético-norteamericana), mostrados en unos tonos azul verdosos, que le dan un aspecto bastante vintage.
Resultado de imagen para la forma del agua
Y claro, están también las excelentes actuaciones de una expresiva Sally Hawkings y un esforzado Michael Shannon, ambos inmensos en sus roles (en especial Shannon que saca adelante un villano muy esteroetipado), por lo que tienen muchas posibilidades de llevarse el Oscar.
Pero la historia no presenta mayor novedad: todo está ya en el trailer, basta con haber visto el adelanto una vez, para que la película se torne previsible, con muchos lugares comunes y por momentos demasiado políticamente correcta.
Incluso el personaje del ser anfibio tampoco es novedoso, pues es una versión mejorada del Abe Sapiens, que aparece en las dos Hellboy (2004-2008), además encarnado por el mismo actor Doug Jones.
Es muy probable sin embargo que la película se lleve los premios a mejor película y mejor director pues sería la ocasión perfecta para terminar de otorgarles la estatuilla a los "tres amigos" mexicanos (Cuarón y González Iñárritu ya fueron premiados), lo cual sería un gran estímulo para que el cineasta de Guadalajara nos siga regalando su peculiar cine fantástico. 
Publicar un comentario