viernes, 6 de septiembre de 2013

Dos películas de Tom Cruise

De forma poco usual, este año se han estrenado dos películas de  Tom Cruise, la primera Jack Reacher, que cuenta la historia de un ex marine que lo que mejor sabe hacer es desaparecer y Oblivion, sobre un futuro distópico, con la humanidad a punto de desaparecer en una guerra con aliens.

JACK REACHER
Jack Reacher comienza bien, un psicópata ex combatiente de Irak es acusado de cometer una matanza, y manda a pedir a Jack Reacher para que investigue y pruebe su inocencia. La llegada de Reacher capta la atención, es un personaje misterioso, que se mueve muy bien en el secreto y el asunto en que se ve envuelto parece tener todos los ingredientes para mantenernos intrigados.
Luego hay algunas peleas, escenas de acción, pero  lamentablemente a medida que se desarrolla la historia, va cayendo en los mismos tópicos de siempre, volviéndose predecible, haciendo que el film pierda rápidamente interés. Ni siquiera la buena actuación del cineasta alemán Werner Herzog, como el villano ruso de turno, terminan de levantar el film.
Completan el elenco un desperdiciado Robert Duvall y una poco creíble Rosamund Pike, ex-chica Bond, en el que será seguramente su rol menos recordado.

OBLIVION
La otra película si fue toda una sorpresa, no solo porque Cruise nunca ha estrenado dos cintas en un año, sino porque se trata de una producción con poca difusión, que estuvo pocos días en cartelera  y seguramente con el tiempo se convertirá en una película de culto.
Oblivion se ambienta en una tierra que ha sido devastada por una guerra con extraterrestres, y cuyos pocos sobrevivientes han huido a una luna de Saturno. En el planeta que solía ser nuestro hogar parecen quedar solo una pareja de humanos, que se dedican a darle mantenimiento a los drones que vigilan la tierra, los cuales suelen ser atacados de cuando en cuando por unos seres llamados los merodeadores supuestos invasores.
Pero Jack, uno de los sobrevivientes, no se encuentra tranquilo, constantemente tiene sueños con una mujer, a la que desconoce, pero debido a la fuerza con que aparece en cada sueño, él cree que no es una fantasía, sino un recuerdo. Justo cuando menos lo espera, una nave terrícola cae en un sector de su vigilancia y al ir a buscar a los sobrevivientes, Jack se encuentra con la mujer de sus sueños: esto no solo le traerá problemas en su hogar, sino también que le hará incrementar sus dudas y cuestionamientos.
Narrada con buen ritmo, con personajes bastante creíbles, la película aprovecha muy bien los espacios en los que ha sido filmada, dando una visión entre nostálgica y triste del otrora planeta habitado y hoy a punto de destruirse. Hay un muy buen uso de los espacios abiertos, destacados a través de grandes panorámicas, que muestran un planeta que a pesar de su devastación, no ha perdido su belleza. Esto se combina sabiamente con el uso de los efectos especiales, entre los que destacan los que dan vida a las naves especiales, especialmente durante las batallas aéreas.
Otro acierto es el reparto, a un contenido Tom Cruise, que luce mejor de lo habitual, lo acompañan una eficiente Andrea Riseborough, una tierna Olga Kurylenko y un siempre solvente Morgan Freeman (a pesar de su breve rol), que hacen en conjunto un buen equipo.
Por otra parte, los giros que da la historia, no son caprichosos y son bastante efectivos para mantener enganchada a la audiencia. Con elementos que recuerdan a Matrix, Terminator y otras cintas de Ciencia Ficción, esta película está dirigida por el autor del comic en el que se basa el film: Joseph Kosinski, quien ha demostrado bastante solvencia en este trabajo, (mucho más de lo que hizo en su ópera prima Tron Legacy, 2009) y se convierte en un director de quien esperaremos con interés sus siguientes trabajos.


Publicar un comentario