jueves, 10 de enero de 2013

Panorama de Fin de Año 2012

Panorama de Fin de Año 2012
Una rápida a las películas que llegaron (muchas de ellas con retraso) en el últiimo mes.
Argo

Por fin llegó a provincias esta aclamada película de Ben Affleck y para variar, lo hace casi en forma desapercibida, en horarios difíciles y con poco tiempo en cartelera, en fin el mismo via crucis que sufren casi todas las buenas películas que se estrenan en este país.
Affleck confirma que es uno de los directores con mejor proyección para los próximos años, contándonos una historia muy diferente a la de los años anteriores, esta vez se trata de una historia real, poco conocida, la del rescate de unos norteamericanos de la embajada del Canadá en Irán en 1980. Narrada con nervio y maestría, Affleck rinde homenaje a la animación, al documental (escenas iniciales) al cine de clase B, como al del género de espías, manteniendo en vilo al espectador durante casi todo el metraje. Si la dejaron pasar, encuentrénla y veánla.

Amigos (Intochables)

Otra buena película maltratada, y más todavía por ser una película no hollywoodense (francesa para el caso). Felizmente a pesar del poco tiempo en cartelera, una relativa cantidad de gente acudió a verla y disfrutar de este ejemplo de la buena comedia francesa.
Ganadora de varios premios (César al mejor actor y Mejor Film Europeo por ejemplo) y prenominada al Oscar a la mejor película extranjera (al final no quedó entre las 5), la cinta cuenta la historia de Philippe y Drisse, un millonario tetrapléjico y un ex presidiario, quienes contra todo pronóstico se hacen amigos, al convertirse este último, en el enfermero del primero. A pesar de estos elementos que anuncian un melodrama, Amigos es una comedia ágil, que arranca muchas carcajadas especialmente por la intervención del poco conocido actor Oliver Sy, quien muestra aquí todas sus dotes naturales de comediante. Con un evidente mensaje moralista, la película sin embargo, se deja ver sin problemas de principio a fin.

El Hobbit (The Hobbit)

La esperada película de Peter Jackson, al contrario se estrenó con bombos y platillos, en casi todas las salas y casi todos los horarios y a pesar de todo ello resultó decepcionante.
Si bien la tecnología de los 48 cuadros por segundo (lamentablemente muy pocas salas en el país lo ofrecieron), le da una brillantez y realismo a las imágenes, sin precedentes, la historia que nos cuenta Jackson, trae poco de novedoso. Y es que Jackson recurre a material sin usar de la trilogía del Señor de los Anillos, para poder estirar esta historia de Tolkien, que entró en un libro pequeño.
Lo mejor: la impactante historia de la caída del reino de los enanos por Smaug y la llegada de los enanos a la casa de Bilbo. Lo peor: los diálogos forzados entre Gandalf, Galadriel, Saruman y Elrond, en la ciudad de los elfos. Sin duda será otro éxito de taquilla, pero es un retroceso con respecto a la anterior saga.



Ralph el Demoledor (Wreck it Ralph)

Una de las sorpresas de la temporada de fin de año. Ralph es el villano de un juego de Arcade, máquinas conocidas acá como pinballs y con las que este crítico y muchos otros colegas jugaron duro en los años 80. Cansado de ser el malo de la película, Ralph abandona su juego en busca de una medalla que lo convierta en héroe y así poder ser considerado un compañero por sus enemigos. Sin embargo, en este empeño va llevando el caos consigo a dos juegos vecinos Hero Duty y Sugar Race; es en este último juego, donde se encontrará con un personaje casi tan sui géneris como él.
Con una gran carga sentimental (quienes jugaron con una de estas máquinas definitivamente se engancharán con el argumento), una excelente construcción de personajes (en especial el de la desadaptada Vanelope) con los que es muy fácil identificarse, la película es entrañable y tiene un gran mensaje final. Nominada a mejor largometraje animado.
Publicar un comentario en la entrada