miércoles, 25 de julio de 2012

Pixar es Humano


VALIENTE
Siempre esperábamos con ansias el nuevo estreno de Pixar, porque era garantía de ver un cine de calidad, y no nos referimos con ello solo al cine de animación, porque sus películas tienen un alto nivel en la construcción de sus relatos y personajes, además de una técnica impecable, que resultaban en verdaderas obras de arte (ya quisieran muchas películas no animadas contar con ese nivel), con tal personalidad que las ha hecho parte de nuestra cultura, trabajos inolvidables.
Así hemos disfrutado y sido testigos de verdaderos nuevos clásicos como la saga de Toy Story, Monsters, Finding Nemo, The Incredibles, y más recientemente Cars, Up y la genial Wall-e.
Los éxitos y la calidad se sucedían una tras otra, hasta el punto que nos llegamos a preguntar si Pixar realmente estaba compuesta de seres humanos, pues muy pocas de sus películas pueden considerarse siquiera de nivel promedio.
Pues bien la respuesta nos la da esta Valiente (Brave, 2012) no sabemos si el control de calidad de John Lasseter se relajó o si el apuro de los directores Andrews (dirigió el interesante corto El Hombre Orquesta) y Chapman (co dirigió El Príncipe de Egipto), por tener una producción lista para este 2012, los hizo arprobar esta historia, el tema es que Valiente deja mucho que desear.
La historia de una princesa, que se rebela contra su madre y va en contra de las tradiciones para tratar de buscar su propio destino, no es precisamente original. Y el desarrollo de este planteamiento, tampoco está tratado de forma novedosa, pues pasados los primeros 25 minutos ya sabemos de qué va el cuento y en cómo terminará.
La creación de personajes, hecho en el que la gente de Pixar exhibía sus mejores logros, falla aquí clamorosamente: solo dos de ellos Mérida y Elinor están medianamente desarrollados (aún así, presentan muchos estereotipos vistos en las relaciones madre-hija adolescente de hoy), los demás son meras caricaturas que pueden hacernos reír, pero no por ello dejan de ser planos.
Incluso la parte del villano, está totalmente desaprovechada, pudo existir allí un filón (que no vamos a detallar para no caer en spoilers), que hubiera enriquecido a la historia dándole un toque de misterio y horror, pero nada, apenas si se lo menciona y tiene algunos segundos hacia el desenlace de la historia.
Si en algo vale la pena ir a ver Valiente, es por el magnífico corto que la precede La Luna, otra historia de conflictos generacionales, pero esta vez narrada de manera magistral, con un gran mensaje implícito, pero que al mismo tiempo deslumbra por su sencillez (renuncia incluso a la palabra).
En fin, los de Pixar al final eran humanos, hemos visto un film que sin ser malo, ha sido el de su más bajo nivel (más bajo incluso que Cars 2 o Bugs),  esperamos con ansias el nuevo film de Pixar que nos confirme que esto solo ha sido un pequeño tropiezo y no el inicio del reino de la mediocridad en el estudio.

Publicar un comentario