miércoles, 18 de julio de 2012

El Servicio




Me acerqué a Historias Cruzadas (título horrible, muy lejano del The Help, El Servicio, La Servidumbre, del original en inglés), con la desconfianza que dan estas superproducciones oscarizadas y por eso fue una de las últimas que elegí ver luego de Midnight in Paris, The Artist, Hugo, Tree of Life, The Descendants, entre otras. Parecía la clásica película melodramática y edulcorada sobre las penas de una clase oprimida en una época particularmente dura para la gente de color en los Estados Unidos.
Felizmente su visionado nos fue matando la desconfianza. Basada en la novela del mismo nombre de Kathryn Stockett, nos cuenta la historia de Eugenia "Skeeter" Phelan, una recién egresada, aspirante a escritora, quien luego de ver la difícil situación de las criadas negras en su ciudad, en el sureño Mississippi norteamericano, decide contar una historia desde el punto de vista de ellas, lo cual la meterá a ella, y a las criadas, llamadas The Help en más de un problema.
A pesar de sus más de dos horas de duración, se trata de una película ágil, divertida, fácil de seguir. El director Tate Taylor, apenas con un largo en su haber (Pretty Ugly Peole 2008), logra sin muchas pretensiones contarnos una historia con personajes simpáticos, generalmente bien delineados y con el tinte de denuncia suficiente como para que entendamos cómo eran las cosas en ese tiempo en Mississipi sin caer en el panfleto.
Lo acompaña un buen equipo técnico, en el que destaca nítidamente la fotografía de Stephen Goldblatt plena de tonos cálidos, que resaltan el mundo de apariencia en el que residen los personajes opulentos, y se oscurece cuando ingresa a los bajos mundos donde viven las criadas. Destaca también el Diseño de Producción Mark Ricker, al reconstruir en todo se esplendor al pueblito donde se desarrolla este film.
Pero donde más se destaca Taylor y su película es en la dirección de actores, o mejor dicho de actrices que son las que llevan el peso en esta película. En efecto, The Help pasará a la historia por ser el vehículo que definitivamente consagra a Emma Stone, una actriz que hace apenas unos pocos años aparecía en películas para adolescentes como Supercool, o Zombieland y ahora luce madura y convincente en el rol de Skeeter, la única mujer blanca del pueblo que parece sensibilizarse con el problema de criadas negras que ayudan a educar a la hija de la patrona, la cual a su vez se convertirá por "herencia" en su nueva patrona.
Destacan también las actrices de color Viola Davis con cuya historia y con su voz  es con la que se inicia The Help y Octavia Spencer, en el rol del simpático personaje Minny, quien pone la nota cómica (y de qué forma) en la historia. Ellas junto a Jessica Chastain en un rol muy diferente al que le vimos en Tree of Life (y gratamente sorprendente), obtuvieron una nominación al Oscar que finalmente iría a parar a manos de la mencionada Spencer.
Finalmente Bryce Dallas Howard, quien también ya tiene un nombre propio en Hollywood y no merece ya ser conocida simplemente como la hija de Ron Howard. Bryce actúa por primera vez en el rol de villana, una joven que encarna lo peor de las amas de casa del sur de los EEUU; un papel muy enérgico lejano de aquellos de mujer tranquila o sumisa a los que nos tiene acostumbrados, y le sale muy bien, al punto que llegamos a celebrar muchas veces las jugadas de venganza que le hace Skeeter.
Taylor seguramente tuvo que hilar muy fino para que ninguna opaque a las otras. El resultado fue bastante alentador y nos deja con ganas de esperar cuál será el próximo trabajo de este recién conocido director.
Publicar un comentario en la entrada