martes, 9 de agosto de 2016

Hito histórico

Pueblo Viejo


Dirigida por Hans Matos Cámac, Pueblo Viejo es considerado el primer western del cine peruano (aunque existe un antecedente el corto  El Chalán de Alberto Matsuura), y como tal participó en uno de los festivales de este género más importante del mundo: el Almería Film Festival, llevándose el primer premio. Hoy después de un año se estrenó oficialmente en el Perú en el Festival de Lima y después de esto, esperamos su estreno comercial.
Basada libremente en una historia de José María Arguedas, Pueblo Viejo cuenta la historia de los hermanos Cámac (Cristian Esquivel e Iván Lozano), quienes por problemas de ganado y regadío de tierras, se ven enfrentados al llamado "principal" (Juan Manuel Ochoa) de Pueblo Viejo, localidad situada en algún lugar de la sierra peruana.
Lo primero que tenemos que decir de este film, es que cuenta con una factura técnica impecable empezando por la magnífica fotografía de Andrés Magallanes, el sonido de David Acevedo, la edición del mismo director con José Miguel Arroyo...estamos frente a una película que ha sido abordada profesionalmente desde sus inicios, y no existen aquí esos indicios amateurs con el que se solía identificar al cine hecho fuera de Lima.
En segundo lugar, hay que destacar la música a cargo de un equipo de compositores que encabeza Luis Eduardo Ferré y lo acompañan Luis Ramos, Daniel Saavedra y Lalo Salazar. Empleando instrumentos andinos, los músicos mezclan temas que suenan a spaghetti western con temas de la sierra, cristalizando así la fusión entre el western y los andes, que busca el film. Además la música tiene el gran mérito de estorbar, no atosigar y no sonar en momentos inoportunos, defectos que lamentablemente se han visto en muchas producciones nacionales recientes,
Otro punto a destacar es la actuación de Juan Manuel Ochoa (el recordado Jaguar), quien se encuentra en el punto más alto de su carrera. Su presencia inunda la pantalla en cada escena que aparece y lleva sobre sus hombros gran parte del peso de su película. Extraña que los directores de cine no hayan pensado en él para sus películas.

Cristian Esquivel realiza también una actuación bastante lograda al igual que Alberto Nue (Supay el otro villano del film), el resto del elenco cumple, a pesar de los niveles desiguales entre actores con experiencia y nóveles.
Otro acierto de Cámac es que no ha querido imponer con calzador los clichés del género (por ejemplo vestir a todos con revólveres y cinturones, sombreros de ala ancha, llenarlo de duelos, etc.) sino que ha sabido captar su esencia y adaptarla muy bien al paisaje y las costumbres locales (como por ejemplo los tratamientos de principal, mistis e indios), dando como resultado una historia que luce auténtica, y no artificial o manipulada.
No se trata de una obra totalmente redonda sin embargo, hay algunos puntos del guión que pudieron mejorarse, como el desarrollo de los personajes de Antuco, Ernestina o Supay y también las relaciones entre estos, que no resultan muy claras.
Pero en el balance general Pueblo Viejo aprueba con buena nota; se trata de una de las óperas primas más prometedoras que se han hecho en el Perú en los últimos años y es de esperarse que goce de una amplia exhibición comercial.
Además de prometedora, Pueblo Viejo es también un hito histórico en el llamado Cine Provinciano del Perú: se trata de una coproducción sin precedentes de un cineasta huancaíno, un productor chiclayano y un equipo de ambas ciudades, al que se agregó en menor proporción talento capitalino; sus resultados marcan camino y ponen la valla alta para el cine que se hace fuera de Lima, un cine que con Pueblo Viejo parece adquirir ya su mayoría de edad.
Publicar un comentario