viernes, 17 de octubre de 2014

Dos películas peruanas

VIEJOS AMIGOS 
Balo, Ricardo y Culloti, son amigos e hinchas del Sport Boys desde hace muchos años.  Consternados por la muerte de Quique, uno de sus mejores amigos, deciden robarse sus cenizas de éste para llevarlo a un partido decisivo, que jugará el equipo de sus amores, ganándose el odio de la viuda. 
Este punto de partida genial, es prácticamente toda la historia de la película, pues superada esta etapa todo lo demás es una sucesión de persecuciones, lugares comunes y algunas escenas sin sentido que evaporan casi todo lo bueno que pudo ser la película. 

No vamos a negar que tiene algunos momentos bien logrados, como aquella con Culotti (Carlos Gassols) rapeando en el auto con un malandrín, o la otra donde Balo (Blume) cuenta su versión de la génesis de la polka “Vamos Boys”;  pero se logran más por la gran presencia de estos monstruos de la actuación que son Blume, Gassols y Victoria, que por méritos del guión o el director. Y son chispazos en medios de escenas que no se entienden (como la de Balo y la Miss ochentona) o que no se desarrollan (como la del encuentro con Zenobita), que terminan por afectar la totalidad de este trabajo, que pudo ser mucho mejor. 

PERRO GUARDIÁN 
Esta es otra película que prometía, pero felizmente no decepciona tanto. Carlos Alcántara, en un papel radicalmente diferente a todo lo que le hemos visto hacer (y del que felizmente sale bien parado), encarna a perro, un asesino de los escuadrones de la muerte en la época del terrorismo, que ahora acepta encargos reglaje y aniquilamientos de algunos de sus ex jefes.
Su último encargo tiene que ver con una iglesia protestante, a pesar de que es cancelado, él se ve atraído por la prédica del apóstol de la iglesia (sensacional Ricardo Arenas) y por una adolescente (Mayra Goñi) a la que se obsesiona en proteger (¿alguien dijo El Profesional?).

Técnicamente impecable, la película sin embargo no es fácil de ver la atmósfera opresiva de una Lima Gris la hace poco digerible. El ritmo además es demasiado lento lo que no cuadra con la supuesta película de acción que nos vendía el trailer (de hecho la única acción que vemos es la del trailer).
Para colmo, los directores cometen un error de principiante: la escena en que el Apóstol le cuenta a Perro Guardián con palabras, nos es mostrada nuevamente en imágenes, algo que solo se le ocurriría a un persona que no conoce técnicas básicas de montaje.
Esto probablemente causó que se retire rápido de cartelera. Si nos hubieran dicho que era cine de autor, quizá no le hubiera ido tan mal en cartelera.

Publicar un comentario en la entrada