jueves, 25 de febrero de 2010

PERDIDO EN EL LIMBO

DESDE MI CIELO


Desde que culminó la trilogía de El Señor de los Anillos, parece que Peter Jackson ha perdido el rumbo: su excesiva King Kong fue un fracaso de público y crítica y en este nuevo, intento parece todavía seguir errando sin encontrar el camino.

Basada en el best seller de Alice Sebold, The Lovely Bones, "Desde mi Cielo", cuenta la historia de Susie Salmon, una vivaz y amorosa adolescente de 14 años que vive con sus padres y sus hermanos, en un suburbio de Pennsylvania. Susie -quien cuenta su propia historia con una omnipresente voz en off- tiene los problemas e ilusiones de cualquier adolescente, y cuando está a punto de conocer al primer amor, su vida le será abruptamente arrebatada por un violador y asesino en serie.

Susie entra entonces a una especie de limbo, desde donde todavía puede mirar a los suyos y a veces trata de llamarles su atención para que la ayuden a vengarse del asesino.

Al parecer Jackson ha querido dejar atrás todas las superproducciones y blockbusters y centrarse en una historia más sencilla y humana como la memorable Heavenly Creatures (Criaturas Celestiales, 1994), con la cual dejó su Nueva Zelandia natal, empezó a ser visto con buenos ojos en Hollywood y dio el primer paso para consagrarse como director.

De hecho, la primera parte de la cinta en la que se nos presentan los personajes se pueden encontrar algunas similitudes con la mencionada Heavenly Creatures, como la ubicación en una pequeña localidad, la protagonista femenina, la suavizada textura de los colores de la cinta, y esa creación de mundos paralelos, reflejada aquí en la trampa que utiliza Harvey, el asesino, para omnibular a su víctima.

Pero hasta allí quedan las similitudes y más o menos hasta allí también queda lo poco de buen cine que puede apreciarse en Desde mi Cielo, a partir de allí todo es lento, aburrido y muy poco original.

Los problemas parten desde la concepción de ese cielo particular en el que se encuentra Susie (como muy pocas veces debo aceptar que esta vez me parece mucho más acertado en el título en español), Jackson nos presenta un cielo muy poco imaginativo, con imágenes que se han empleado hasta la saciedad en otros filmes y efectos especiales que no tienen ya nada de sorprendentes. Jackson cae en el típico error de Hollwood de deslumbrarnos mostrando algo, que habría sido mejor sugerir.

Luego salvo el personaje principal, los demás personajes están muy mal construidos. Son sólo esbozos, meros satélites que rodean a Susie en su paso de un mundo a otro.

Con personajes así, los actores no pueden hacer mucho, y artistas como Rachel Weisz y Susan Sarandon están totalmente desperdiciadas en los roles de madre y abuela, respectivamente. Stanley Tucci hace su mejor esfuerzo por componer al psicópata Harvey, pero se queda prácticamente en la caricatura (su nominación al Oscar es una exageración), lástima por un personaje que hasta pudo haber sido muy atractivo. Finalmente la adolescente Saoirse Ronan, cumple con su rol de protagonista, pero sin llegar a sobresalir.

Los aspectos técnicos tampoco aportan mucho, la fotografía de Andrew Lesnie acierta con los tonos de los momentos iniciales (la presentación de lugares hasta la trampa de Harvey), pero falla al mostrar el rabiosamente artificial cielo de Susie. La música de Brian Eno, suena demasiado solemne y grandilocuente en algunas escenas y la edición de Jabesz Olsen adolece de unos bajones de ritmos tremendos, especialmente en la segunda parte de la cinta, al grado de convertirse en una invitación al sueño profundo.
No hemos leído la novela, pero al parecer contenía varios aspectos que requerían de un arduo trabajo de adaptación, mucho mayor al resultado de lo que hemos visto en este guión, que ha preferido contar la historia apoyándose en un exagerado uso de la voz en off, que no ayuda para nada a la narración cinematográfica.Jackson es un buen director, ojalá que esto sea sólo un traspié, ojalá que Jackson pueda salir de este limbo en el que parece encontrarse y podamos ver pronto un mejor trabajo de él que nos permita recordarlo no sólo como el hombre que hizo posible la versión en cine de la trilogía de Tolkien.


Publicar un comentario